Amor y sexo

3 consejos para volverte una maestra en la intimidad

Los especialistas señalan que lo primero es olvidarse de los prejuicios

Editor: Redacción Multimedia

3 consejos para volverte una maestra en la intimidad

3 consejos para volverte una maestra en la intimidad

La sexualidad de las mujeres siempre ha sido un tema de censura por las sociedades patriarcales. Y, por esa razón, muchas afirman tener miedo a los prejuicios. Según la sexóloga Tracey Cox, en 'The Daily Mail', es el miedo que tienen al pensar que si se comportan de forma salvaje en horizontal, su amado la dejará de ver con ojos de "futura esposa" y solo como una "amante". Por eso, a partir de un artículo de 'El Confidencial', compartimos 3 cosas que, según la especialista citada, toda mujer hace en la cama para ser una maestra del sexo

1. Toma la iniciativa. "Ella nunca da el primer paso" o "siempre tengo que ser yo quien inicie la relación sexual" son las principales quejas masculinas en este terreno tan íntimo. Tracey es clara: "Si siempre dejas que él sea el que dé comienzo, malo. Las mujeres consideradas buenas en la cama no se cortan al iniciar la relación. A ellos les encanta". 

2. No tengas prejuicios. Suele pasar. Él propone algo nuevo en la cama y ella contesta con un rotundo ¡NO!, unido intrínsecamente al pensamiento "siempre supe que era rarito". Mujer, libérate. A lo mejor incluso te gusta. Nos referimos obviamente a proposiciones comunes. Todo el mundo tiene fantasías o predilecciones algo extrañas. El sujeto de las mismas las considera "particularidades", mientras que su pareja puede verlas como "pervertidas".

3. No tengas miedo a decir 'NO'. Relacionado con el punto anterior, no siempre hay que decir que sí. Las mujeres que dicen que sí a todas y cada una de las peticiones con el único fin de complacer a su pareja se están privando de ser libres y felices. 

La sexóloga relata que una vez fue un hombre a su consulta, y le dijo que había perdido completamente el deseo por su novia porque todo lo que él proponía era aceptado y acatado por ella. "Era demasiado evidente que no había disfrute por ambas partes", relata la experta. El chico en cuestión alegaba que su pareja le observaba cuidadosamente para ver si él estaba disfrutando, olvidándose por completo de su propio placer. 

¡No te puedes perder esto! Estudio afirma que solemos malinterpretar las "señales" del sexo opuesto