Amor y sexo

5 cosas que las chicas quieren al recibir caricias ahí abajo

Entérate que es lo que nosotras buscamos en la intimidad, pero no lo decimos.

Editor: Multimedia

Fotografía: Shutterstock

5 cosas que las chicas quieren al recibir caricias ahí abajo

5 cosas que las chicas quieren al recibir caricias ahí abajo

¿Cómo puedes saber que estás haciendo un excelente trabajo en la intimidad? Mientras tú creías que ella estaba disfrutando un excelente momento en el plano íntimo, tú estabas cometiendo un error para llevarla directamente al orgasmo por la técnica o la falta de criterio para practicar el sexo oral. En esta nota te revelamos cinco cosas que nosotras queremos ahí abajo, pero no lo decimos de manera frecuente.

1. Usar la lengua de manera correcta: Entre más natural se mueva mucho mejor. La clave es cambiar de ritmos entre lentos y rápidos para que así ella tenga sensaciones más intensas.

2. Saber cuándo parar: Llega un punto en el que la excitación se termina y es importante identificar ese momento en el que ella ya no es tan efusiva; pues significa que es momento de cambiar de técnica, o de lo contrario, parar en el acto.

3. Combinar varias técnicas: Recuerda que no se trata sólo de la lengua. Aprende a usar los dedos o otro objeto íntimo que estimule mejor esa zona íntima.

4. No exagerar al estimular el clítoris: No olvides que la vagina es una zona muy sensible y el truco no está en pasarlo de manera desesperada hasta ver que ella se retuerza de placer en el sexo. De eso no se trata. ¿Cómo puedes mejorar tu estilo? Si la zona es muy sensible no seas brusco.

5. Entender cuando ya es suficiente: A veces, en el afán de seguir, los chicos ignoran un poco la petición de ellas enfocándose en su propio placer. Detenerse y subir a otras partes del cuerpo puede ser la mejor alternativa cuando una mujer ha dicho que fue suficiente. No debes olvidar que las chicas pueden ser multiorgásmicas o no sentir ningún tipo de placer en la intimidad. ¡Ojo con eso!

Mira esta información: Conoce los beneficios de la pose de ‘la vaquera’