Amor y sexo

5 mitos sobre la infidelidad totalmente desmentidos

¿Un o una infiel lo es para toda vida?¿Si sucede no volverás a ser feliz? Descúbrelo en esta nota

Editor: Redacción Multimedia

5 mitos sobre la infidelidad totalmente desmentidos

5 mitos sobre la infidelidad totalmente desmentidos

La infidelidad, al igual que el amor, tiene alrededor de ella una serie de mitos ligados a ideas tradicionales y fundamentalistas. Lo cierto es que la monogamia desde hace ya algún tiempo ha sido motivo de debates y, por tanto, ahora más que nunca podemos hablar de ciertas ideas que giran en torno a las traiciones de pareja y 'El Confidencial', consultado con especialistas, ha desmentido algunas de ellas.  

1. Si sucede, la pareja no volverá a ser feliz. Podemos cerrar los ojos, censurarlas, reprobarlas, condenarlas, pero las infidelidades ocurren. Otra verdad menos conocida es que hay relaciones que logran recuperarse de ellas. El problema es que mientras una ruptura es un hecho evidente que no se puede esconder ni a amigos ni a familiares, estas historias de éxito permanecen en la intimidad de la pareja, y por eso tales casos permanecen velados. “Las parejas pueden aprender a reconstruir con éxito sus relaciones. Muchos de mis pacientes dicen que sus vínculos son ahora más fuertes desde que decidieron atajar el problema”, declaró Scott Haltzman es un profesor de psiquiatría de la Brown University de Providence

2. Revela siempre problemas graves. Una deslealtad puede ser, efectivamente, una vía de escape ante problemas emocionales a veces insoportables, como la falta de atención mutua o una carencia fundamental de comunicación. Sin embargo, una relación sexual fuera de la pareja puede ser también única y exclusivamente eso: sexo. De hecho, lo común en relaciones muy largas es que tales pensamientos y tentaciones aparezcan en algún momento, aunque la acción de acostarse con otra persona no se llegue nunca a consumar. 

3. Si no hay sexo, no es infidelidad. Para bien o para mal, el mundo afectivo del ser humano es un aspecto de nuestra psicología cargado de complejidad. “Muchas aventuras ocurrirán sin que haya sexo de por medio. ¿Permanecer en mitad de la noche escribiendo a un antiguo compañero de clase tus pensamientos más íntimos es desleal? Quien lo hace, quizás no lo perciba de este modo, pero apuesto a que tu pareja sí lo entiende así. Cuando ofreces una parte emocional de ti mismo a alguien con quien podrías traicionar a tu compañero, eso es infidelidad”, afirma el especialista.

4. Las dificultades tienen la culpa. Este es, probablemente, el error más común en el que incurren la mayoría de parejas. Todas, absolutamente todas las relaciones tienen dificultades en cualquier punto de la relación en que se encuentren. Todas las uniones tienen vínculos mucho más frágiles de lo que la mayoría cree. El éxito no está en que no aparezcan problemas, sino en saber superar aquellos que surgen.“Los ‘affaires’ no suceden porque haya algo malo entre los enamorados, sino porque estos no saben cómo trabajar juntos para resolver sus frustraciones. Tener problemas en una relación no justifica una infidelidad”, señala Haltzman.

5. Un infiel lo es para toda la vida. Existen personas para quienes la monogamia puede no ser su modelo y hay también otros que son incapaces de comprometerse firmemente con la persona con las que comparten una vida. No obstante, no es menos cierto que cualquier individuo corriente puede ser infiel, y una enorme cantidad de sujetos que caen en la tentación del adulterio lo perpetran una única vez.

¡No te puedes perder esto! 3 estrategias infalibles para tener intimidad en un avión