Amor y sexo

La actividad sexual puede prolongar la juventud

La intimidad tiene muchos beneficios en la salud y uno de ellos implica el rejuvenecimiento

Editor: Redacción Multimedia

La actividad sexual puede prolongar la juventud

La actividad sexual puede prolongar la juventud

El sexo puede ayudarnos a preservar la juventud. Por eso, a continuación, te compartimos un extracto de una nota de El País sobre este tema. El neuropsicólogo David Weeks, ex jefe de Psicología para la Tercera Edad del Hospital Real de Edimburgo, mantiene, como los slogans de algunas cremas de belleza, que el sexo puede rejuvenecer hasta diez años. 

En un estudio que llevó a cabo entre 3.500 individuos de diferentes edades y que duró una década, Weeks constató que las personas de entre 40 y 50 años que se mantenían más jóvenes tenían relaciones sexuales una media de tres veces por semana. Este científico sostiene también que el riesgo de mortalidad baja un 50% en quienes tienen cubierta su “cuota de orgasmos" –dos veces por semana–. “La calidad de la vida sexual, en adultos mayores predice el estado de salud en general y el bienestar” sostenía Weeks en una conferencia pronunciada en la Facultad de Psicología de Colchester, Inglaterra, el pasado julio y recogida en un artículo de la web The British Psychology Society.

Dos investigadores de Nueva Jersey, el psicólogo Barry Komisaruk y la sexóloga Beverly Whipple están llevando a cabo otro experimento sobre el impacto del orgasmo en el cerebro humano, y si este puede ayudar a retrasar el envejecimiento. Parece ser que hacer ejercicios mentales, tipo sudoku, aumenta la actividad pero sólo en determinadas regiones del cerebro. En cambio, un orgasmo lo hace en la totalidad de este órgano, ya que al llegar al clímax un flujo de sangre riega el cerebro, aumentando tanto el aporte de nutrientes como de oxígeno.

Komisaruk se dedica desde 1982 al estudio del placer enfocado a la mujer. En el inicio de sus experimentos investigó con ratas llegando a la conclusión de que el orgasmo es capaz de inhibir las sensaciones negativas. Más tarde se animó a trabajar con humanos, y entre sus hallazgos descubrió que el placer máximo en el sexo es capaz de bloquear el dolor. Komisaruk trabajó con mujeres que tenían paralizadas las piernas y a las que sus médicos les habían dicho que no podrían tener ninguna sensación sexual. Tras analizar sus casos, descubrió un nervio en el exterior de la medula espinal por el que la sensación de orgasmo se trasladaba al cerebro. Así estas pacientes lograron alcanzar el clímax.

La doctora Benedetta Leuner y sus colegas del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Princeton (EEUU) realizaron un estudio publicado en la revista científica PloS One, en julio del 2010, que demostraba que mientras el estrés reduce la neurogénesis adulta –formación de nuevas neuronas– y restringe la arquitectura dendrítica del hipotálamo, la actividad sexual tiene el efecto contrario.

¡No te puedes perder esto! 4 tips para enamorar pese a temor al compromiso