Familia

El divertido arte de cambiar pañales ¿divertido?

Lo divertido de esto es que tendrás muchas anécdotas porque pipís y popós serán mas rápidos que tu y vendrán de sorpresa, además, mientras le cambias el pañal es un momento especial para compartir cariño, palabras dulces, masajes y juegos con tu bebé.

Editor: Angela Djurovich

Fotografía: google.com, youtube.com

El divertido arte de cambiar pañales ¿divertido?

El divertido arte de cambiar pañales ¿divertido?

Si tuviste hermanos o eres una gran tía ya debes saber como es éste asunto de los pañales, pero si eres novata necesitarás un poco de práctica para aprender a cambiar pañales de manera rápida pero eficaz, aunque sea a medianoche y apenas puedas abrir los ojos.

Cambiar pañales es todo un arte y sólo se aprende con la práctica. 

Primero lo primero:

1. Lávate las manos
2. Ubica el lugar más cómodo y seguro para ti y el bebé
3. Prepara todo lo que necesites: Un pañal limpio, pañitos húmedos de bebé, talco o chuño, una cremita protectora y una bolsa plástica.

Y empezamos...

1. Coloca al bebé boca arriba en el cambiador o bien en una superficie segura, sólida y cómoda. 

2. Suelta los cierres adhesivos del pañal y doblalos sobre si mismos, levanta las piernas del bebé y ciérralo aplastando la parte delantera del pañal contra la trasera. Si hay popó, utiliza la parte delantera del pañal para retirarlas de la piel, siempre de delante hacia atrás. Coloca el potito del bebé sobre la parte delantera exterior del pañal.

3. Levanta las piernas del bebé y limpia la piel de su potito con una toallita húmeda. Si es niña, siempre de delante hacia atrás, es decir, de la vagina hacia el ano, para evitar posibles infecciones. Si tu bebé es niño, limpia el pene igual que los pliegues y el resto de la zona del pañal sin intentar forzar la separación entre el glande y el prepucio, que todavía puede tardar en producirse.

4. Seca cuidadosamente la zona con una toalla o una toallita seca, sobre todo, los pliegues de la piel.

5. Aplica crema protectora para aislar la piel de la humedad alrededor del ano y en la entrepierna. Asegúrate de extenderla bien y recuerda que no es necesario aplicar mucha cantidad. También puedes usar talco o chuño (en la parte externa).

6. Abre el pañal limpio y colócalo debajo del potito de tu bebé. Despliega la parte delantera y colócala por delante, cubriendo sus genitales. Si tu bebé es niño, asegúrate que su pene ha quedado apuntando hacia abajo para que el pañal pueda retener su orina.

7. Una vez que la parte delantera esté a la misma altura que la trasera alrededor de la cintura del bebé, puedes abrocharlo utilizando las cintas autoadhesivas que encontrarás a ambos lados de la parte trasera del pañal. Deberás ajustarlo lo suficiente sin que le apriete, ni quede suelto como para que pueda haber escapes.

Tendrás varios cambios de pañal a lo largo del día. Cuando son recién nacidos, lleva su tiempo, ya que debe ser como sumo cuidado. Después, los cambios de pañal llevan minuciosidad además la práctica lo hará fácil. 

Lo divertido de esto es que tendrás muchas anécdotas porque pipís y popós serán mas rápidos que tu y vendrán de sorpresa, además, mientras le cambias el pañal es un momento especial para compartir cariño, palabras dulces, masajes y juegos con tu bebé.

¡Disfruta cada momento, que crecerán pronto!


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ¿Mami de gemelos, mellizos, trillizos o más?