Familia

¡Ojito, papás! ¿Cómo corregir a un niño caprichoso?

Se debe entender los berrinches para corregir

Editor: Athena Fernández

Fotografía: Shutterstock

¡Ojito, papás! ¿Cómo corregir a un niño caprichoso?

¡Ojito, papás! ¿Cómo corregir a un niño caprichoso?

27 de Diciembre del 2016 - 10:00

Una actitud caprichosa suele ser común en determinados momentos de la vida de un niño. Pero, ¿qué sucede cuando se vuelve un comportamiento habitual? El capricho sobrepasa las paredes de la casa: el mercado, el centro comercial, la escuela. Cualquier lugar es ideal para los gritos y pataletas que, en muchas ocasiones, hacen ceder a los padres ante la mirada de terceros.

DIALOGAR. Jenny Huidobro, de la Dirección Inicial del Ministerio de Educación, dice que los padres necesitan entender primero el mensaje de un berrinche. "'Necesito que el adulto me acompañe de distinta manera' es uno de los mensajes", indica Huidobro. Sin embargo, no significa que no merezca corrección. Lo mejor es sentarse y hablar claramente sobre el probema, explicar y comprender los motivos de molestia. Posteriormente, se debe llegar a acuerdos para resolver diferencias, concluye.

PONER LÍMITES. Los niños deben cumplir ciertas normas y hábitos. Esto les ayudará a asumir responsabilidades a largo plazo.

SER FIRME CON LAS RUTINAS. Si el niño comprende que cada actividad tiene su momento, aprenderá a autorregularse.

DIFERENCIAR. El niño debe distinguir entre capricho y necesidad. Ellos necesitan saber el valor de los cosas.

EL PLUS:  ¿Cómo debe ayudar a su hijo en la recuperación escolar?

Ante un curso suspendido, muchos padres no saben cómo reaccionar y qué hacer para que el hijo apruebe la asignatura sin que afecte las vacaciones familiares. Para la orientación del caso, José Pezo, especialista de Educación Primaria del Ministerio de Educación, sostiene que los apoderados no deben percibir la recuperación escolar como una tragedia, sino reflexionar sobre lo que no funciona.

“La recuperación escolar debe ser vista como una oportunidad para que el estudiante pueda lograr los aprendizajes que por algún motivo no pudo alcanzar durante el año escolar regular”, detalló.

Además, indicó que “una ventaja del programa de recuperación escolar es que el docente puede prestar una atención especial a los aprendizajes a reforzar por parte del estudiante al contar con un menor número de estudiantes”.

Evaluación. El docente debe realizar una previa evaluación al estudiante para saber qué temas del curso debe reforzar y cuál es la mejor estrategia.

Refuerzo. Si el niño comprende su responsabilidad en el "jalado", es importante que se premie el esfuerzo de estudiar durante el verano.

Recreación. Un "jalado" no es sinónimo de quitarle las vacaciones. Esa temporada es una oportunidad para estrechar los lazos afectivos.

¡Tienes que ver esto! Cuidado con las indigestiones en el bebé