Familia

¿Sabes verdaderamente cómo trabaja un equipo?

Conoce las reglas de los mejores equipos

¿Sabes verdaderamente cómo trabaja un equipo?

Reglas prácticas para el ámbito laboral

07 de Abril del 2014 - 16:00

¿Te pasó que ibas a hacer un trabajo en grupo y derrepente todos se dividieron su parte y no volvieron a verse? Bueno, entonces no se trataba de un trabajo en equipo, era un trabajo grupal que recibe su nombre solo por el número de integrantes pero no incluye un compromiso de varios.

 

Un equipo se relaciona mutuamente y establece vínculos sólidos para llevar a cabo una tarea. Al menos, es así como lo plantean Kevin Stagl, Eduardo Salas y Shawn Burke, autores de “Mejores prácticas en liderazgo de equipos”, libro reseñado por Psychology Today. Sus diez reglas pueden recogerse en cuatro aspectos:

 

Los integrantes. Un buen equipo tiene roles definidos. Como en muchos deportes, cada uno tiene una posición desde la que juega, así cada uno se encarga de hacer lo mejor que puede en lo que le toca. Estos papeles son determinados en parte por las habilidades de cada uno y en parte por la decisión del líder. La pertenencia al grupo debe ser estable. Aprender a trabajar con diferentes personas, toma tiempo. Si los integrantes varían con demasiada frecuencia, el trabajo está destinado al fracaso.

 

El líder. Es el que tiene la palabra final, por un principio de autoridad que el grupo reconoce. Un buen líder trata de reconocer los méritos de cada uno sin descuidar al equipo. No es bueno recompensar siempre solo a una persona, porque se pueden crear fisuras que resquebrajen la unidad del trabajo.

 

Las decisiones. Un equipo, después de un tiempo de conocerse, tiene dos opciones como mecanismo para tomar sus decisiones; por consenso entre todos o por iniciativa del líder. Un líder propositivo buscará dar la primera propuesta y ponerla a deliberación del equipo para que el ánimo del grupo se vea fortalecido cuando reconozcan que todos pueden aportar a una solución.

 

Las metas. El equipo debe trazarse objetivos. Además de los objetivos individuales, se necesita fijar metas grupales que deben estar por encima de los intereses personales. Posteriormente, estos objetivos son sometidos a evaluación. Entre sus múltiples habilidades, el equipo necesita aprender a tomarse un tiempo para autoevaluarse y rectificar errores.

Síguenos