Familia

¿Su hijo desafía constantemente su autoridad? Esta puede ser la solución

También es conocido como trastorno negativista desafiante

Editor: Redacción Multimedia

Fotografía: Shutterstock

¿Su hijo desafía constantemente su autoridad? Esta puede ser la solución

¿Su hijo desafía constantemente su autoridad? Esta puede ser la solución

¿Quién alguna vez no fue desafiado por su hijo o hija? Esta actitud suele ser frecuente entre los 6 años y la adolescencia. Este problema puede ser resuelto con la calma y determinación de los padres, los encargados de inculcar el respeto a los límites. Pero esta situación puede salirse de las manos si se presenta el trastorno negativista desafiante, el cual puede convertirse en un malestar para el niño y la familia.

Según Úrsula Perona, psicóloga infantil que publicó un artículo en el portal elpais.com, los comportamientos que definen este trastorno son: arranques de cólera, peleas con adultos, retar o contradecir órdenes o mandatos, crear deliberadamente acciones para fastidiar a otras personas, culpar a terceros de errores propios o problemas de comportamiento, ser o mostrarse iracundo o presentar conductas agresivas hacia sus pares.

Si bien estas señales se presentan en cualquier niño o adolescente, la preocupación surge cuando se vuelven acciones habituales en la forma de interactuar con otros pequeños. En todo caso, si la conducta del pequeño tiene graves consecuencias en su vida y los padres sienten que serán superados por estos malestares, puede tomar en cuenta que el pequeño pase por diagnóstico.

Se debe tener en cuenta que este problema traspasa las fronteras de la casa. El niño también desafía a las personas que manejan el lugar. Asimismo, no acepta órdenes o imposiciones. El panorama se suma a un bajo rendimiento académico.

¿LAS CAUSAS? De acuerdo a la psicóloga, el origen es multicausal. Hay factores biológicos, de desarrollo (no se separa de las figuras de apego y no progresa en su autonomía), de aprendizaje y hasta por la presencia de conflictos conyugales serios.

Si esta dificultad no recibe una atención rápida, el trastorno puede evolucionar en la adolescencia a Trastorno Disocial. " Es mucho más grave y desadaptativo, caracterizado por un comportamiento antisocial: robos, hurtos, delincuencia, adicciones", concluye la especialista. 

¡Tienes que ver esto! ¡Apunta estos tips! ¿Cómo decorar el hogar en verano?