Mística

Las frases que traen infortunio y calamidad

Las palabras pueden atraer las energías positivas y negativas

Editor: Redacción Multimedia

Las frases que traen infortunio y calamidad

Las frases que traen infortunio y calamidad

Las palabras tienen una gran fuerza porque al escucharlas y procesarlas nuestro cerebro responde positiva o negativamente. Debemos ser muy cuidadosos a la hora de expresarnos pues podríamos herir a quienes amamos, y causarnos daño a nosotros mismos. Por eso, según el Profesor Zellagro de Univisión, estas son las frases que pueden atraer o alejar las energías, el infortunio o la felicidad.

Te odio. No hay expresión más dañina que esa. Cuando alguien dice “te odio” está enviando una energía muy negativa a su alrededor. Odiar es un sentimiento destructivo que causa mucho daño al que odia. Quienes son capaces de odiar se van autodestruyendo. Una cosa es la expresión ligera como cuando alguien dice “odio planchar”, por ejemplo, que no implica un sentimiento intenso. 

Te envidio. A veces suele decirse en un sentido familiar o amistoso, pero así y todo debemos tratar de usarla lo menos posible porque repetir la palabra “envidia” trae consigo secuela. Una frase atrae la otra, se dice de forma inocente, nos acostumbramos a decirlo y luego se incorpora al vocabulario, la mente la registra y sin percatarse la persona empieza a obrar como si le molestara el éxito ajeno.

Te maldigo. Cierto es que hay circunstancias en la vida que causan mucho dolor y hay quien se siente tan herido que maldice a quien lo causó. Sin embargo, las maldiciones se vuelven casi siempre contra quien las profiere porque va creando una carga negativa alrededor del aura de una persona.

Tengo mucha mala suerte. Hay quienes se pasan todo el día lamentándose de su suerte y su destino: repiten una y otra vez que tienen mala suerte, que nacieron para ser pobres o desdichados, que todo les sale mal, desconfían de sus amistades, piensan que todos le envidian y desean causarle daño.

Nunca voy a ser feliz. Se trata de una afirmación negativa que implica “soy muy desgraciado o desgraciada, mi vida no tiene sentido, no hay nada bueno en mi, nunca voy a salir de la pobreza”. Ocurre en quienes tienen un nivel de autoestima muy baja, tal vez por haber recibido muchos maltratos psicológicos en la infancia, o por tener una idea distorsionada de la realidad y los valores.

¡No te puedes perder esto! Descubre el número de vidas pasadas que has tenido