Moda

Esteban Cortázar: "Los diseñadores debemos subirnos al tren de Instagram"

Diseñador colombiano habla sobre el impacto de las redes sociales en la industria de la moda

Editor: AFP

Fotografía: Instagram

Esteban Cortázar: "Los diseñadores debemos subirnos al tren de Instagram"

FOTO: Vogue

París, Francia (AFP).- El diseñador colombiano Esteban Cortázar abraza los tiempos modernos tal y como vienen, aunque Instagram se haya convertido "en un mar de creadores y marcas", que obliga a buscar vías para destacarse.

Cortázar, de 33 años, que con 18 se convirtió en el diseñador más joven de la Fashion Week de Nueva York, está entregado estos días en París - donde vive -, en presentar a los clientes su nueva colección, concebida como un "collage" de las anteriores, y en finalizar su último gran proyecto: una ecléctica muestra de más de 30 marcas colombianas que este mes venderán sus productos en la tienda de lujo Colette.

El exclusivo establecimiento se halla apenas a unos minutos a pie del estudio de Cortázar, un elegante apartamento frente al Museo del Louvre. Una década después de instalarse en la capital francesa, adonde llegó contratado por Emanuel Ungaro antes de lanzar su propia marca, Cortázar explica a la AFP cómo la industria de la moda está obligada a buscarse una nueva identidad.

"Instagram nos ha cambiado la vida. Por un lado, da a los jóvenes la oportunidad de mostrar su trabajo, pero eso también crea algo que no es bueno y es que todo el mundo lo puede hacer. Hay un mar de ideas, creadores y marcas. Para encontrar algo que sea súper bueno, te toca mirar y mirar".

- Los 'millennials', por libre -

"El mayor reto es cómo distinguirte con tanta bulla" y el diseñador aporta su respuesta: "Ser honesto contigo mismo, celebrar lo que a ti te gusta, porque la gente se da cuenta cuando algo es auténtico".

Constata que la moda ya no la dictan unos cuantos. "Los millennials no están esperando la aprobación de nadie para decidir si algo les gusta". Algo que en cierta manera ha beneficiado a los diseñadores, que ya no están sujetos al veredicto de la crítica.

"Es una liberación gigante", afirma.

Están por supuesto los influyentes blogueros, que aunque no cuentan con la experiencia de los referentes de siempre, "tienen la misma autoridad, solo porque tienen muchos seguidores".

"Pero así es el mundo que estamos viviendo". Instagram, blogueros..., "todo esto está pasando y los diseñadores no podemos pelear contra ello. Tienes que montarte al tren, sentarte en tu lugar y hacer tu propia vida, pero subido al tren".

- "Cuando repites algo, se vuelve tuyo" -

Cortázar también tiene muy claro cómo definir su trabajo: "Una mezcla entre la sensualidad latina, un deseo de celebrar las curvas, el movimiento, el color, combinado con la sofisticación que me da el vivir en París, la parte limpia de lo hecho con perfección".

"Creo mucho en la repetición, es lo que te da una identidad. Cuando repites algo, se vuelve tuyo"."A veces un diseñador quiere abandonar una prenda, porque cree que todo el mundo está cansado de ella, pero la mayoría de gente todavía no se ha dado cuenta de que ese diseño existe".

En el último año ha trabajado intensamente en su proyecto en Colette. Desde libros de artistas y fotógrafos hasta dulces icónicos, el establecimiento se convertirá del 10 al 22 de julio en un reflejo de la cultura colombiana. "Amo a mi país y quería hacer algo en ocasión del año Francia-Colombia", que se celebra hasta diciembre.

El diseñador recreará una "tiendita" típica de pueblo en la vitrina, a la vez que propondrá una colección diseñada para la ocasión, con camisetas con palabras impresas de la jerga nacional como "parsero" (amigo) y "sancocho" (sopa).

En el bar de Colette, el chef compatriota Carlos Peñarredonda servirá un menú colombiano y a la inauguración, Cortázar anunció que acudirá la estrella del reggaetón J. Balvin.

¡TIENES QUE VER ESTO! Las actrices de 'Ven baila quinceañera' aman el color rojo vino en estas prendas