Trabajo

¡A tomar nota! Manual para convertirse en un gran jefe

¿Quieres que tu empleados te amen? Checa estos tips y lo lograrás

Editor: Redacción Multimedia

¡A tomar nota! Manual para convertirse en un gran jefe

¡A tomar nota! Manual para convertirse en un gran jefe

07 de Febrero del 2017 - 14:55

¿Cómo ser un buen jefe? Esa es la pregunta que muchos trabajadores recibir un cargo de confianza. Ser empático con sus trabajadores, mantenerlos motivados y fijar metas a corto y largo plazo son pilares importantes. El experto Sydney Finkelstein enumera en Harvard Business Review qué cosas hacen los buenos jefes para que sus trabajadores se sientan más felices y motivados.

Administran personas, no equipos. Un líder que está bajo presión puede olvidar que sus colaboradores son individuos únicos, con habilidades diferentes, intereses propios y estilos de aprendizaje distintos. Es necesario saber qué motiva a cada uno y personalizar cada interacción.

Enfatizan el propósito. La mayoría de empleados busca un trabajo que les permita contribuir y marcar la diferencia, por lo que muchas empresas enfatizan el propósito de su marca y el significado detrás de sus acciones. Un líder debe saber inspirar a su equipo y retarlos permanentemente.

Ofrecen retroalimentación. La mayoría de jefes se limita a dar una evaluación de desempeño al año y eso es un gran error. Los mejores jefes, en cambio, proveen retroalimentación continua y personalizada. Esto significa tener conversaciones uno a uno al menos una vez a la semana y ofrecer consejos claros, honestos y constructivos.

Saben escuchar. Los colaboradores se sienten más felices cuando son libres de contribuir con sus ideas y tomar iniciativa. Por eso, los buenos líderes se toman el tiempo de escuchar a sus trabajadores: proponen problemas y retos, hacen preguntas para involucrar a todos en la solución y recompensan la iniciativa.

Son consistentes. Nadie es feliz cuando un jefe dice una cosa un día y hace otra al día siguiente. Es muy difícil estar motivado si el estándar cambia permanentemente y de forma impredecible, porque los colaboradores no saben qué puede pasar después. Un buen jefe es consistente en su estilo de liderazgo, visión, expectativa y retroalimentación. Cuando el cambio se hace necesario, lo comunica de forma abierta y rápida.

¡Tienes que ver esto! 5 señales de que tu jefe realmente no te valora