Trabajo

Conoce cómo es trabajar al estilo japonés

Algunos consideran que este modelo es muy rígido, pero es innegable su efectividad

Editor: Redacción Multimedia

Conoce cómo es trabajar al estilo japonés

Conoce cómo es trabajar al estilo japonés

Kaizen significa literalmente “mejora (kai) continua (zen)” y es lo que define este modelo de trabajo. Por eso, te mostramos este extracto de un artículo de 'El País' sobre el tema. El concepto fue desarrollado en los años 80 por el consultor de gestión Masaki Imai, siguiendo la estela Toyota. Para Ana María Goy Yamamoto, profesora de Economía y Gestión Empresarial de Japón de la Universidad Autónoma de Madrid, Kaizen es más que un modelo de gestión integral de la empresa; es toda una filosofía. 

Representa una actitud y un compromiso del trabajador con su trabajo, sus compañeros, sus clientes y su empresa. Implica mantener la disciplina y las rutinas de chequeos para no fallar, detectar errores fácil y rápidamente y tomar las decisiones más adecuadas con prontitud”, resume la especialista.

Un trabajador Kaizen resulta fácilmente reconocible porque mantiene su zona de trabajo “limpia, ordenada, sin accesorios innecesarios ni piezas que puedan resultar dañadas o provocar accidentes”, añade. Se trata de una revolución sutil que no provoca el cambio por medio de alardes tecnológicos ni grandes despliegues de recursos, “sino con pequeñas conquistas que se van sumando hasta alcanzar una evolución apreciable hacia algo mejor”, continua la docente.

Ana Moreno Romero, profesora del departamento de Ingeniería de Organización de la Universidad Politécnica de Madrid, recuerda que el factor humano no puede ser ignorado. “La cultura japonesa está muy orientada al grupo y a lo común. Este tipo de procesos que implican mucho a los trabajadores de base es muy natural para ellos porque sienten mucho más la corporación. En España pesa más la individualidad y hay que hacer muchos esfuerzos de implicación y sensibilización de los trabajadores

Algunos expertos apuntan que el modelo japonés es excesivamente rígido y que deja escaso margen a la creatividad individual. La profesora Goy Yamamoto piensa que es una cuestión de mentalidad. “Sin incurrir en tópicos, en España nos gusta mucho esperar al final, apurar los tiempos, improvisar o incluso jactarnos de ser creativos con el ingenio. En Japón, en cambio, se planifica mucho, quizás en exceso. Se estiman diferentes escenarios con sus posibles soluciones y esa información tiene que estar no sólo disponible, sino que ha sido consensuada o incluso ensayada”.

¡No te puedes perder esto! ¿Podrán los robots reemplazar a los humanos en el trabajo?