Amor y sexo

6 lecciones que nos deja la película ‘No me digas solterona’

La película ha batido el récord de las más vistas en el Perú. Y tú, ¿ ya la viste?

6 lecciones que nos deja la película ‘No me digas solterona’

6 lecciones que nos deja la película ‘No me digas solterona’

Las películas como 'No me digas solterona' son de aquellas que tienden a tener mensajes que enseñan, que engrandecen, y que motivan a muchas personas a dar a conocer lo que son capaces. En esta ocasión rescatamos 6 grandes lecciones que todas mujer necesita reconocer y asimilar.

Resultado de imagen para no me digas solterona

1) Quererse a sí misma 

Nos puede costar mucho este primer gran consejo, pues muchas veces venimos de situaciones que nos llevan a sufrir por amor. Pero, recuerda esto: no lo vale. Date lugar y espacio, por que te lo mereces. 

2) Encontrar a alguien que te quiera

Más allá de gustarte, una persona que esté contigo debe hacerlo porque te quiere. La atracción física es pasajera, el amor y los sentimientos, no. 

3) El valor de la amistad 

Nunca reemplaces a tus amigas por un hombre. Es una ley de vida (o casi). La idea es que no debes alejarte de ellas por un hombre. Ellas son como tus hermanas y te ayudarán siempre. 

4) Renovación 

Las mujeres solemos cambiar de look en la medida que nos vemos en la necesidad de cambiar nuestra vida, nuestros horizontes. Si vienes de una situación difícil, ¡hazlo! 

5) Prejuicios sociales 

Muchas veces nos vemos expuestos a estas situaciones en las que tenemos que lidiar con lo que dice el resto. Para ello, la solución es simple: NO LES HAGAS CASO. Tú eres dueña de tu destino. 

6) No cambiar por otros, sino por ti

Si realmente quieres emprender una transformación, hazlo por ti. No dependas de lo que dicen los demás por que no lo necesitas. Ahora eres tú y nadie más que tú quien decide. 

Te puede interesar: 

Conoce cuál es la diferencia de edad ideal, según estudio

Amor en Línea: ¿te puedes enamorar de verdad?

Abuelitos con más de 100 años develan secreto para mantener su matrimonio

¿Por qué escogemos al chico malo?