Amor y sexo

Beneficios de tener intimidad después de los 60 años de edad

Muchos creen que cuando no es mayor pierde el deseo sexual, lo cual es mentira

Editor: Redacción Multimedia

Beneficios de tener intimidad después de los 60 años de edad

Beneficios de tener intimidad después de los 60 años de edad

Diversas interrogantes pueden surgir en cuanto a cómo puede ser el sexo en la tercera edad, etapa entre los 60 y 74 años según la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero la realidad es una: la vida sexual sigue y se puede disfrutar de ella con normalidad, siempre y cuando los adultos mayores no tengas un problema que le impida hacerlo, asegura el psiquiatra y psicoterapeuta sexual, Hamlet Montero, un un artículo de Coralis Orbe para Listín Diario.

“La vida sexual en ese momento es igual a la de cualquier otra etapa, solo que hay cambios físicos porque el cuerpo sufre transformaciones y surgen enfermedades”, expresa el especialista. Pero, recuerda, si una persona en esta edad le plantea un problema sexual a su geriatra, puede que esa queja esté asociada a problemas de carácter urológico, ginecológico, neurológico o psicológico.

Por otro lado, tres factores influyen para que el sexo en la tercera edad sea pleno. El primero es biológico, según Montero, luego están los aspectos sicológicos y los sociales.“Cualquiera de ellos puede afectar. La apariencia es muy importante y la forma en cómo los demás ven la práctica sexual a esta edad va a impactar a la persona”, agrega.

Montero dice que otro factor social que incide es la falsa creencia de que el sexo no se puede practicar en la tercera edad, y muchos se abstienen por ello. “Pero esto no es así porque la persona se puede sentir con igual necesidad que otra más joven”.

Y aunque la intensidad sí puede variar, que es normal por la edad, eso no significa que el deseo sea mayor o menor. “Si el deseo falla no es propiamente por envejecimiento, aunque podría estar asociado”, insiste el especialista. 

¡No te puedes perder esto! 5 cosas que no queremos luego de tener el corazón roto