Amor y sexo

¡Que nadie se resista! ¿Cómo convertirte en una experta en el 'sexo kinky’?

Con estos consejos no habrá hombre que se resista a tus encantos y apasionados movimientos

Editor: Redacción Multimedia

¡Que nadie se resista! ¿Cómo convertirte en una experta en el 'sexo kinky’?

¡Que nadie se resista! ¿Cómo convertirte en una experta en el 'sexo kinky’?

A estas alturas de la vida seguramente ya has escuchado alguna vez sobre el sexo ‘kinky’, del tipo de relaciones sexuales que entran en el mundo del BSDM. Si es que estás interesada en aprender pero todavía no te animas, tenemos unos consejos muy útiles y para todos los niveles, desde que empieces tu camino en este mundo hasta que ya seas toda una experta.

Para principiantes. Primero viene la incitación, vístete con una prenda de lencería transparente. Luego los lazos, el vestido negro del sadomasoquismo: las vendas versátiles pueden usarse en los ojos o como una manera sin dolor de atar sus muñecas por encima de la cabeza. También debes tener en cuenta el arte de las cosquillas. Usa un plumero para desempolvar tu librero o para hacerle cosquillas a los pezones de tu chico. No te arrepentirás. Las plumas sobre su piel parecen algo muy sencillo, pero resulta algo muy excitante.

Para intermedio. Ponte moños, un brassier sin copas y panties sin entrepierna (los franceses lo llaman ouverts) jamás se habían visto tan lindos. Ahora el amor prisionero, ya eres una nueva mujer, las esposas peludas ya no funcionan para ti. Envuelve éstas alrededor de la cabecera, y que ate tus manos antes que comience a darte placer. También debes domarlo. Dale tus muestras de cariño dejando una marca en forma de corazón en su trasero. Excelente cuando la emparejas con un poco de role play, siendo tú la profesora y él, el estudiante.

Para las avanzadas. Usa toques de placer, los miércoles vestimos de rosa... pinzas de color rosa para los pezones. Ponlas con el ángulo más abierto para recibir menos dolor. Cuando te las quitas la sangre regresa a tus chicas. También debes ser atemorizante, una rueda Wartenberg puede parecer como un cortador de ravioles, pero cuando tu pareja lo pase por tu muslo interno, su roce te hará que pidas más y más. Y por supuesto no puede faltar el look de dominatrix.

¡Tienes que ver esto! ¿Engreír ahí abajo? 7 poses íntimas para hacerlo en pareja