Espectáculos

Cristian Rivero habla de su relación con Gianella y de la maravillosa aventura de ser papá[FOTOS]

Además, el conductor lució muy a la moda en esta sesión de fotos

Editor: Redacción Multimedia

Cristian Rivero habla de su relación con Gianella y de la maravillosa aventura de ser papá[FOTOS]

Cristian Rivero habla de su relación con Gianella y de la maravillosa aventura de ser papá[FOTOS]

Las primeras veces que Cristian Rivero apareció en la pantalla chica fueron en el recordado programa infantil Nubeluz. En aquel entonces, nadie imaginaba que ese jovencito de contextura delgada y más de 1.90 de estatura, años después, se convertiría en uno de los conductores más reconocidos y queridos de la TV peruana. Pero fue así y con el tiempo, la figura de Yo Soy demostró, además, tener un gran talento para la actuación, consagrándose en su papel como Facundo en la exitosa telenovela Lalola, que protagonizó junto a quien hoy es la madre de su hijo Gaetano, la actriz Gianella Neyra. Han pasado más de 6 años desde esa hermosa casualidad y este mes Cristian se alista para estrenar la película Once machos, filme dirigido por Aldo Miyashiro.

¿Cómo te convocaron a participar en la película Once machos?

Aldo Miyashiro quiso hacer esta historia con personas que se conozcan entre ellos, porque la esencia de esta película es eso, un grupo de amigos del barrio que ponen en juego todo lo que tienen. Él busca que ese espíritu de camaradería se trasluzca en la ficción y creo que por eso, más allá del respaldo profesional de cada uno, nos ha convocado.

Háblame de tu personaje…

Mi personaje se llama Cris y, dentro de este grupo de amigos, es el único que pudo solventar una carrera universitaria y que su casa no está hipotecada. En general, no tiene lujos, pero tampoco necesidades.

¿Te sientes identificado con tu personaje?

Sí, yo tuve un barrio. Éramos como 13 amigos contemporáneos, teníamos un equipo de fulbito y participábamos en la Liga de Surquillo. Los que hemos vivido eso vamos a añorarlo. Los chicos de ahora ya no salen a las calles por un tema de inseguridad, crecimiento de la ciudad y la aparición de las comunidades virtuales.

¿Te sientes más cómodo en la comedia o el drama?

Creo que los dos por igual. Son dos sensaciones distintas, pero no me podría quedar con una.

Corazón con dueña

Cristian y Gianella actuaron juntos en la telenovela nacional Lalola y, para alegría de los seguidores de la pareja en la ficción, el romance traspasó las pantallas y se convirtió en una romántica historia de amor. Fue así que en 2015, la parejita hizo pública su relación sentimental.

¿Qué fue lo que más te gustó de Gianella?

A mi Gianella me gusta desde que ella tenía 16 años y conducía el programa T-lemusi-K. Ella es bien positiva, aguerrida, apasionada y le encanta viajar como a mí. Me gusta su ser de mamá, como pareja y compañera. También nos mechamos, y en las mechas también me encanta.

¿Cómo te ha cambiado estar con ella?

Creo que me potencia mucho. Hay varias cosas que, de repente, no hubiese hecho o no con la intensidad con que las hice si ella no me hubiera empujado.

¿Eres romántico?

No soy romántico empalagoso, soy romántico a cuentagotas, tengo mis pinceladas. Hay momentos en que no se espera y, de repente, le regalo flores. O nos vamos de viaje y separo un tour distinto.

¿Qué piensas del matrimonio?

Que es una gastadera de plata. Tengo amigos que tienen dos años de casados y siguen pagando. Dentro de la lista de prioridades que tenemos con "Giane" no lo descartamos, pero no es un tema que nos quite el sueño. Yo creo que el matrimonio debería ser al final, cuando volteas y le dices a tu pareja: “Lo hicimos. Han pasado todos estos años, nuestros hijos están grandes. Hay que cerrar con esto”.

¿Cuáles crees que son los pilares de la relación?

Te podría decir lo clásico, pero es un poco cliché. Para mí, hoy el pilar es mi familia y para sostenerla tengo que ser la mejor versión de mí mismo.

¿Cómo ves a Gianella en su nueva faceta como conductora?

Muy bien. Es una faceta que ella estaba buscando y disfrutando. No lo ha dicho abiertamente, pero creo que le quiere meter punche a la conducción.


Orgulloso papá

El también modelo definitivamente es un papá chocho y no puede evitar que los ojos le brillen más cuando habla de su pequeño hijo: Gaetano.

¿Cómo ha cambiado tu vida la llegada de Gaetano?

Cambia tu vida 180 grados, es radical. Hoy soy tolerante, paciente, menos egoísta. Tu chamba, tus cosas son proyección a él. Ya no me preocupo por si me quedo sin chamba ya no voy a viajar, sino en cómo voy a hacer con él.

¿Cuántos hijos más te gustaría tener?

Por ahora no. Sí quisiera una mujercita, pero podría ser más adelante.

¿Hay alguna razón especial por la que escogieron el nombre de su hijito?

El nombre era Cayetano. Cuando hay un hijo, primero viene la guerra del sexo, pero eso es una cuestión de azar; luego, la del nombre y finalmente, la educación. A Gianella no le convencía ese nombre porque sonaba un poco duro y así llegamos a Gaetano, que es la versión italiana de Cayetano. Cuando lo escribí pensé: “Le pongo Cayetano y ya no hay vuelta atrás”, pero si lo hacía su mamá me mataba.

¿Quién es más estricto con el bebé?

Soy más estricto que Gianella, pero claro, como todavía está chiquito soy permisible.

Los inicios del guapo conductor

Lo vimos desde que era un niño en Nubeluz y, años más tarde, regresó a la televisión como conductor de la mano de Gisela Valcárcel. Ahora, con una carrera consolidada, es presentador de los programas Yo Soy y Ocupados, pero los inicios de cualquier carrera nunca son fáciles.

¿Qué tan fácil o difícil era ser un chico de la tele a los 13 años?

Era más sencillo manejarlo que ahora. Pero, en general, estar en la televisión no ha sido fácil porque me ha costado tocar puertas. Si estoy acá es por terco. He hecho de todo, asistente de luces, de producción, planchaba la ropa, llevaba el café. No es que un día hice un casting y de pronto me convertí en una figura de televisión. Me ha costado varios choteos.

¿Cómo llegaste a Nubeluz?

A la espalda de mi casa vivían las gemelas Anabel y Antuanet, eran mis vecinas y me dieron entradas para ir al programa, pero en mezzanine. Fui con unos amigos del barrio y le dije al personal de seguridad que les pase la voz a “mis primas”, así pude estar adelante. Ahí me quedé con la idea fija de que quería estar en Nubeluz.

¿Y cómo entraste al programa?

Iba caminando desde donde vivía, por Aramburú, hasta Camino Real, ahí estaba la oficina. Llegaba y regresaba a mi casa porque me daba vergüenza, hasta que un pata me dijo que lo peor que me podía pasar es que me digan "no". Fui decidido, me hicieron un casting y entré al programa. Sin embargo, era muy chiquito para ser golmodi, así que me despidieron a los 13 años.

Estudiaste Comunicaciones, ¿fue una forma de conservar esta pasión por la pantalla chica?

Yo siempre quise ser piloto comercial, manejar mi boeing y tener muchas novias hermosas. Después descubrí la tele y quería ser cantante y actor. Mi vieja me exigió que vaya a la universidad y lo más ligado a mis intereses era Comunicaciones; de hecho, mi especialización es televisión.

¿En algún momento piensas dejar la televisión?

No, yo quiero hacer televisión hasta que sea viejito como Pablo de Madalengoitia.

¿Qué tipo de programa que aún no has hecho te gustaría probar?

Ahora hago formatos, lo cual me gusta. Pero en algún momento me gustaría tener un programa de entrevistas, nada serio, no político ni de denuncia, pero un programa como el de Jimmy Fallon.


FOTOGRAFÍA: Ángela Ponce REALIZACIÓN & STYLING: Pepe Torrejón MAQUILLAJE: Jhenny Bendezú. AGRADECIMIENTOS: TOPITOP Av. Angamos Este 2681 San Borja

¡No te puedes perder esto! Antonio Pavón: "No ha llegado la chica que me haga ‘tilín, tilín’" [VIDEO]