Familia

¿Por qué a los niños no les gustan los vegetales?

Conoce las razones por las cuales los niños odian los vegetales

Editor: Redacción Multimedia

¿Por qué a los niños no les gustan los vegetales?

¿Por qué a los niños no les gustan los vegetales?

No somos pocos los que conocemos las múltiples bondades de una dieta rica en vegetales: la zanahoria y verduras verdes nos proporcionan la dosis necesaria de vitamina A, indispensable para una vista saludable; la vitamina E, que previene la esterilidad, la encontramos en la lechuga y espinacas; la vitamina C, importante para el buen funcionamiento del metabolismo, está presente en el perejil, acelga y apio. Sin embargo, es probable que todo ello lo hayamos aprendido ya de adultos, luego de un (quizás arduo) proceso de aprendizaje. Hace muchos años, para muchos la perspectiva era distinta.

Los niños necesitan los nutrientes contenidos en los vegetales porque estos les garantizan un desarrollo tanto físico como mental. Pero a cierta edad es común que la dieta personal esté sometida no tanto al conocimiento de las propiedades de los alimentos como al capricho del paladar. Esto puede explicarse por razones genéticas, según un estudio citado por el diario El País.

Francisco Sánchez Muniz, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad Complutense de Madrid, sostiene que la percepción gustativa y olfativa está muy desarrollada en los niños, y por eso mismo, son especialmente sensibles a los sabores que despiertan rechazo universal, como la amargura de muchos vegetales.

Es más común que exista buena aceptación de los sabores dulces y, en menor medida, de los salados. Esto se da en todas las personas y sobre todo en los menores. (...) Hay una tendencia a que los niños rechacen las verduras de hojas verdes oscuras, que son más amargas, o las espinacas, coles, acelgas, berenjenas, rábanos o pepinos”, comenta Sánchez Muniz.

El especialista agrega que, pese al rechazo que pueda existir en los niños, es necesario enseñarles la importancia del consumo de vegetales y ayudarlos a forjar un régimen alimenticio saludable. “Hay que inducir el consumo de verduras en los niños de maneras creativas, buscar hacerlas atractivas. Quizás con una receta ingeniosa o buscando que los hijos ayuden en la cocina. La exposición temprana a los sabores es una gran garantía de buena salud a futuro”, finalizó.

¡Tienes que ver esto! ¿Tus niños usan zapatillas con ruedas? ¡Cuidado!