Salud

5 mitos y verdades que debes conocer sobre los analgésicos

El dolor crónico es subestimado a nivel mundial

Editor: Redacción multimedia

5 mitos y verdades que debes conocer sobre los analgésicos

5 mitos y verdades que debes conocer sobre los analgésicos

Actualmente, el dolor crónico es uno de los problemas de salud más subestimados en el mundo, con escaso acceso a tratamientos y muy poco conocimiento acerca de ellos. En América Latina, son 98 millones de personas las que padecen de esta condición pese a que todo ser humano tiene derecho a recibir los más altos estándares para su salud y bienestar.

Frente a este panorama, Silvana Choque, anestesióloga y jefe del Departamento de Cuidados Paliativos del Hospital Militar Central, brinda importante información para aclarar algunos mitos en torno al uso de opioides:

1. Mito: La mayoría de pacientes irremediablemente sufrirán dolor durante la etapa final de la vida.

En realidad, hoy en día disponemos de medios seguros para el paciente que permitan llegar al final de la vida sin dolor.

2. Mito: Los pacientes que usan opioides sufrirán adicción.

Si los analgésicos se administran de manera segura, es muy poco probable que se desarrolle adicción.

3. Mito: Los analgésicos opioides solo se pueden utilizar en pacientes con cáncer o riesgo de muerte.

Es falso, Los opioides pueden ser utilizados en cualquier patología que condicione dolor moderado a severo u otros síntomas como falta de aire y diarrea.

4. Mito: El uso de estos medicamentos es muy riesgoso. Los efectos secundarios son mayores a los beneficios.

En realidad, los efectos secundarios de los opioides son controlables y un médico entrenado puede administrarlos de manera segura.

5. Mito: Las dosis para controlar el dolor son similares en todos los pacientes.

Cada paciente tiene diferente dolor, no existen dosis únicas.

TE PUEDE INTERESAR: 

3 útiles tips para ayudar a papá a perder peso

5 razones por las que deberías practicar pilates

¿Qué hacer en caso tu niño sufra de golpes en la dentadura?

3 claves para iniciar el primer alimento de tu bebé