Salud

Alimentación saludable: 8 recomendaciones para disfrutar las fiestas de fin de año

Es importante incrementar el consumo de agua, frutas y verduras

Editor: Redacción multimedia

Alimentación saludable: 8 recomendaciones para disfrutar las fiestas de fin de año

Alimentación saludable: 8 recomendaciones para disfrutar las fiestas de fin de año

Durante las fiestas de fin de año solemos cometer excesos con relación a nuestra alimentación, al contar con múltiples reuniones, desayunos, almuerzos, cenas y cócteles, y nos olvidamos de los buenos hábitos de alimentación saludable

Se aconseja incrementar el consumo de agua, verduras y frutas de estación en las fechas previas a las festividades para ayudarnos a controlar los excesos de grasa.

Por ello, la nutricionista de Oncosalud, Ingrid Pérez, brinda 8 recomendaciones para controlar los excesos en las festividades:

1. Alimentación balanceada. Para evitar el sobrepeso se puede consumir las tradicionales preparaciones de pavo o cerdo al horno quitándoles la piel y la grasa visible.

Debe ir acompañado de una guarnición moderada de carbohidratos: purés o algún tipo de arroz. Para evitar malestares como pesadez o indigestión debemos incluir una porción de ensalada de verduras con aliños a base de yogurt natural o palta con limón y aceite de oliva. Es importante tener en cuenta que no se deben mezclar los tubérculos (papa o camote) con los cereales.

2. Medir las porciones. Las porciones siempre deben estar acorde a la actividad física que realice cada persona, lo recomendable es que el plato contenga ¼ de carbohidrato (cereales, pastas, tubérculos), ¼ de proteína (pavo, pollo o cerdo), la mitad del plato siempre debe contener ensalada.

3. Consumo de panetón y chocolate. Cada tajada de panetón de 100 gramos equivale a más de cuatro panes blancos y contiene aproximadamente 400 calorías, es decir, casi lo que aporta un desayuno promedio (con avena, dos panes, huevo u otros). 

La mayoría de estas calorías proviene de los azúcares simples y grasas saturadas, por lo que no se recomienda consumir cantidades mayores a media tajada de panetón (aproximadamente 50 gramos), no se debe acompañar con ningún carbohidrato y mucho menos con mantequilla.

Se debe preferir el cacao en pasta en vez de los tradicionales chocolates de taza que encontramos en los supermercados ya que estos contienen sobre todo, azúcar. Además, se sugiere tomar -como máximo- una taza de 200 ml al día.

4. Evitar ciertos alimentos. Es preferible no consumir alimentos cargados de grasa, manteca y azúcar, como las bebidas gaseosas o galletas navideñas. Si no puedes evitarlos, consúmelos con moderación. La cantidad máxima permitida, en el caso de las bebidas, es un vaso mediano de gaseosa de preferencia light. Para los alimentos sólidos, tres galletas navideñas pequeñas.

5. Alcohol. El límite de consumo no debe exceder en más de 150 ml (o una copa), en el caso de cualquier bebida que contenga alcohol.

6. Frutas saludables. El consumo de frutas en la cena navideña debe ser solo de una porción de diferentes colores, puede ser durazno, papaya o sandía, de preferencia en su estado natural y sin almíbares de azúcar. Consumirlas de esta manera hará que aprovechemos sus vitaminas y antioxidantes para prevenir enfermedades.

7. Comida recalentada. El tiempo máximo que debe pasar para que la cena navideña pueda conservarse en buen estado es de un día. Se debe evitar consumir los alimentos por más de ese periodo.

8. Ejercicios. Así como es importante medir las porciones se recomienda realizar actividad física con regularidad para quemar las energías consumidas.

Recuerda que mantener una alimentación saludable previene la aparición de diversas enfermedades como cáncer, diabetes o males cardiovasculares. Celebra las fiestas de fin de año con mucha alegría, pero con moderación.

TE PUEDE INTERESAR:

Varicela: Cuatro mitos de esta enfermedad que afecta a los niños en verano

Los pirotécnicos pueden causar daños irreversibles en la vista

4 beneficios que ocurren en el cuerpo después de media hora de ejercicios

5 accidentes frecuentes en los niños durante vacaciones