Salud

Cinco claves para mantener una sonrisa perfecta en la tercera edad

Los adultos mayores no deben tener una dentadura descuidada

Editor: Redacción multimedia

Cinco claves para mantener una sonrisa perfecta en la tercera edad

Cinco claves para mantener una sonrisa perfecta en la tercera edad

El deterioro bucal es consecuencia del estilo de vida que lleva cada persona más que del envejecimiento natural. Poseer unos dientes saludables depende mucho del cuidado que se le dé.

Es por esta razón que Edgard Hinostroza, cirujano dentista del Instituto Carrión, comparte con nosotros cinco puntos clave a tener en cuenta para el cuidado dental en personas mayores:

1. La placa bacteriana de la cavidad bucal cambia su composición en las personas de esta edad. A diferencia de los jóvenes, en que predominan las bacterias causantes de la caries dental, en la tercera edad hay predominio de bacterias que producen problemas periodontales (encías). Se recomienda usar pastas dentales y la técnica de cepillado (masajes a la encía) adecuado para ello.

2. La sensibilidad dental, sobre todo a nivel del cuello de los dientes, es consecuencia de la retracción gingival que descubre parte de la raíz de los dientes y deja expuestas las terminaciones nerviosas. Para prevenir ello es necesario el empleo de determinadas pastas dentales y mejorar la técnica del cepillado.

3. La sequedad bucal (xerostomía) es un problema común en esta etapa, debido a las diversas medicaciones que suelen tomar los adultos mayores. Esto puede generar una disminución en la producción de saliva. En caso de sentir la boca seca hay que acudir al odontólogo o consultar con un médico de cabecera, para ver la opción de reemplazar el medicamento o en su defecto, puede ser indicado el uso de hidratantes bucales.

4. Cuidado de las prótesis dentales. Después de cada alimento estas deben ser lavadas con abundante agua limpia. Si es posible usar un cepillo y pasta dental, o detergente suave. Al término del día, deben ser retiradas de la boca y luego de lavadas serán colocadas en un recipiente de vidrio o plástico con agua limpia, cerradas con tapa para evitar la contaminación con insectos. Cada 6 meses como máximo deben ser llevadas al odontólogo para ser limpiadas con instrumentos rotatorios y pulidos nuevamente para desprender restos de sarro que se pueden adherir a ellas.

5. Preservación del reborde alveolar residual. Al no tener dientes la encía desaparece y la superficie ósea donde se alojaban queda cubierta con la mucosa bucal, llamándose ahora reborde alveolar. La ausencia parcial o total de dientes, y no usar oportunamente prótesis dental no evita la reabsorción ósea del reborde debido a la presión continua de los labios, carrillos y lengua sobre ella. Esta reabsorción ósea produce la disminución del tamaño del reborde, a tal grado de que a veces ya no se puede instalar prótesis dental. Esto hace necesario el empleo de implantes dentales.

TE PUEDE INTERESAR: 

Maquillaje en las niñas: ¿es bueno para su salud?

10 hábitos de vida saludable imprescindibles para prevenir enfermedades

3 problemas oculares en niños que afectan su rendimiento escolar

Estos son los hábitos que afectan las horas de sueño