Salud

¿Cómo identificar el dolor bueno y malo en el entrenamiento?

El dolor suele calificarse como bueno por los beneficios que produce en el cuerpo

Editor: Redacción Multimedia

¿Cómo identificar el dolor bueno y malo en el entrenamiento?

¿Cómo identificar el dolor bueno y malo en el entrenamiento?

Al mantener el cuerpo en un estado de actividad constante y usando cierta fuerza y peso para trabajar partes del cuerpo, es muy común sentir algunas molestias o dolores propios del entrenamiento de alta intensidad que estamos llevando, por lo que, es importante identificar cuándo debemos continuar y cuándo no.

Para ello, Valentina’s Fitness, coach del Team Lab Nutrition, empresa líder en complementos nutricionales para la salud y el deporte, nos ayuda a identificar cuándo un dolor es bueno o malo y qué debemos hacer ante ello.

Dolor bueno

1. Este dolor surge como parte del ejercicio y debería disminuir entre unos pocos minutos después de la actividad y horas de descanso, permitiéndote realizar tus rutinas con normalidad.

2. Se presenta cuando se está comenzando con el entrenamiento y generalmente cuando el músculo se está desarrollando. Es común sentir dolor cuando se realiza ejercicio, sobre todo de alta intensidad.

3. Se produce de manera progresiva, de menos a más, sobre el músculo trabajado. Sin embargo, hay que estar siempre atento a los dolores que se presentan, cada persona es distinta y puede tener antecedentes.

Dolor malo

1. Comienza al principio del ejercicio, cuando el músculo esté frío e impide que el cuerpo llegue a la etapa de agotamiento en el entrenamiento

2. Se produce cuando se somete al cuerpo a trabajar en exceso y no se permite que tenga el tiempo de recuperación que necesita.

3. Si bien la fatiga asociada al dolor bueno es considerada positiva hay un punto de inflexión que suele pasar desapercibido y da cabida a que la molestia se transforme en un dolor malo.

4. Se manifiesta a través de punzadas en zonas específicas, lo que se podría convertirse en una lesión.

¿Qué debemos hacer para evitar el dolor? Conoce aquí 4 tips:

1. Si el dolor continúa, es preferible que tome reposo y si es necesario, acudir a un especialista para que evalúe la lesión.

2. Si el dolor no permite avanzar con el entrenamiento, es mejor descansar. Muchas veces los dolores malos ocurren cuando se somete al cuerpo a un entrenamiento intenso y el descanso corporal no es el adecuado. Los tendones, ligamentos, músculos, huesos reaccionan al estrés que causa el ejercicio.

3. Usar la complementación nutricional correcta es fundamental para reponernos luego del esfuerzo físico.

4. Es fundamental haber descansando el día anterior entre 7.5 a 8 horas para una buena recuperación.

5. Al llegar al gimnasio se debe realizar 10 minutos de calentamiento antes de empezar la sesión para preparar los músculos ante el esfuerzo que realizará.

TE PUEDE INTERESAR: 

Bebés: ¿Qué es la fibrosis quística? Todo lo que debes saber al respecto

Cinco recomendaciones para cuidar la piel del adulto mayor

8 cosas que debes hacer antes y después de entrenar

Prevenga enfermedades respiratorias en los adultos mayores