Salud

¿De viaje? Recomendaciones para dormir muy bien en el avión

Si vas a permanecer por muchas horas en un avión, apunta estos tips para tu sueño

¿De viaje? Recomendaciones para dormir muy bien en el avión

¿De viaje? Recomendaciones para dormir muy bien en el avión

A menos que viajes en primera clase, para la mayoría de personas, los aviones son los lugares menos cómodos para dormir. Los siguientes consejos le interesan si aspira a echar una siesta en su próximo vuelo.

LA VENTANILLA. Si tiene la oportunidad de elegir una ventanilla, será más fácil conseguir un sueño reclinado sobre la ventanilla que sin un punto de apoyo. De esta forma, no molestará a su compañero de asiento quien irá al baño y le será más fácil no escuchar el sonido de los carros de la comida pasando junto a su oreja.

ACCESORIOS A LA MANO. Un antifaz, unos tapones para los oídos le evitarán escuchar los ronquidos de su compañero.

AL ALA. Como las filas de detrás suelen ser más ruidosas y se agitan más durante las turbulencias, sentarse junto a las alas es lo ideal. Es la zona más estable del avión.

RECLINAR. Cuanto más reclinado se encuentre, menor presión sobre las vértebras lumbares habrá. No debe retorcerse en el asiento ni cruzar las piernas. Una almohada cervical es una gran solución.

COMER LO NECESARIO. No se atiborre con los panecillos que le ofrezcan, dormirá mejor si cena ligero e incluye alguna fruta. Este tip ayudará a conciliar mejor con Morfeo.

ROPA LIGERA. Una sudadera o jersey abrigado que pueda arrugarse y mancharse si accidentalmente derrama el café.

CERCA A LA SALIDA DE EMERGENCIA. Es mejor prevenir que lamentar. Reservar en la fila de la salida de emergencia le salvará la vida ante un posible problema.

DESCANSE DE LA TECNOLOGÍA. Apague todo: ni tableta, ni móvil, ni portátil ni vídeos a bordo. ¿Por qué? La luz azul de estos dispositivos es lo suficientemente luminosa como para hace creer al cerebro que es de día y eso impide que segregue melatonina, la hormona del sueño.

También te puede interesarInterpretación de los sueños, ¿ciencia o fantasía?